Ir a contenido

Mozzarella Treccia Frozen

Precio normal $5.590 - Precio normal $5.590
Precio normal
$5.590
$5.590 - $5.590
Precio especial $5.590
SKU 33043
Formato: 2 x 100 g

Nuestros maestros queseros tejen a mano la masa hilada de mozzarella de Puglia para obtener la típica forma de trenza de la que toma el nombre el producto.
Entre los distintos formatos, la trenza de mozzarella es uno de los más comunes y apreciados: un queso fresco, cuajado hilado, anudado a mano, de forma brillante, consistencia fibrosa y color cándido. Gracias a su peculiar sabor y elaboración tradicional, la mozzarella trenzada Murgella fue galardonada con ORO en la 25a edición de los World Cheese Awards 2013, único oro en su categoría, y en 1995 permitió al Palazzo Palazzo entrar en el Libro Guinness de los Récords de la producción de la trenza de mozzarella más grande del mundo.
En la cocina, la trenza de mozzarella es uno de los quesos frescos más utilizados tanto para preparaciones crudas como para preparaciones que implican cocinar. Deliciosa cuando se come sola y acompañada de tomates frescos, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta, la trenza de mozzarella también es muy adecuada para ser utilizada en ensaladas, pizzas rellenas o berenjena a la parmesana.
Unas horas antes de empezar a cocinar es recomendable dejar escurrir el exceso de leche de la mozzarella trenzada para que se sequen las fibras del queso y mejore la cocción. Sin embargo, es aconsejable prestar especial atención durante la fase de "drenaje": el suero contenido en las fibras de mozzarella, de hecho, no debe dispersarse por completo para no afectar el sabor típico de este queso y la consistencia húmeda que lo caracteriza.
Al no utilizar cuajo animal para su producción, la trenza de mozzarella ha sido certificada como queso vegetariano por la Asociación Vegetariana Italiana.

La mozzarella viene preparada fresca en Italia y luego congelada en cámaras profesionales para detener la proliferación de bacterias. Consiste en un enfriamiento brusco donde se alcanza la máxima cristalización en un tiempo inferior a cuatro horas. El proceso concluye tras lograr la estabilización térmica a -18ºC. El producto viene congelado de Italia y gracias a una nueva receta y tecnología de congelación rápida, mantiene sus propiedades organolépticas cuando se descongela.

CONSEJOS DE PARA SU MEJOR USO: descongelar en el refrigerador durante 12 horas o en bowl con agua a temperatura ambiente por 1 hora. Una vez descongelado mantener el producto refrigerado por un máximo de 7 días.

Antes de servir y consumir, como se debe hacer con todos los quesos frescos y curados,  mantenerse a temperatura ambiente durante unos treinta minutos para saborear completamente su sabor.